Acuerdos de pago de cantidades debidas

Las principales diferencias entre un Acuerdo de pago alcanzado en el SMAC y un acuerdo privado firmado entre las partes.

La principal ventaja de alcanzar un acuerdo de pago en el Acto de Conciliación entre el trabajador y empresario, es que ante el incumplimiento de dicho pago por parte del empresario, podemos solicitar al Juzgado directamente que el acuerdo se cumpla mediante el procedimiento de ejecución.

Así, por ejemplo, si acordamos con la empresa el pago de 5.000 euros por salarios atrasados en el Acto de Conciliación, y esta no cumple con el acuerdo, se procederá mediante el procedimiento de ejecución a solicitar al Juzgado que embargue el patrimonio de la empresa para pagar las cantidades acordadas en el Acto de Conciliación ante en SMAC y que no han sido satisfechas.

Por lo general, este procedimiento de ejecución suele tardar unos 2-3 meses, y en el caso de que la empresa carezca de bienes, se emitirá un decreto de insolvencia y pagaría al trabajador el FOGASA.

Por tanto, los acuerdos alcanzados en un Acto de Conciliación tienen fuerza vinculante para las partes, y su principal ventaja es que ante un incumplimiento se puede solicitar directamente al Juzgado que dicho acuerdo se cumpla “a la fuerza”.

Por el contrario, si se acordase el pago mediante un Acuerdo Privado entre el trabajador y el empresario, ante el incumplimiento de dicho acuerdo, el trabajador deberá presentar la correspondiente papeleta de conciliación ante el SMAC, intentar llegar a un acuerdo con la empresa en el Acto Conciliación, y en caso de no ser así, interponer la correspondiente demanda.